14 febrero, 2017

Me siento sola

 

Me siento sola, me siento triste…

Aunque el sentimiento de soledad es una sensación de vacío propio de la existencia humana, muchas veces nos quedamos «enganchadas» a esta sensación. Podemos estar en pareja, en familia o con amig@s y sentirnos solas. La falta de intimidad emocional en las relaciones, el no atrevernos a confesar cómo nos sentimos, o no saberlo expresar, son síntomas de la sociedad en la que vivimos. Creemos que no nos entenderán, que nos mirarán como «bichos raros» o que nos ridiculizarán a causa de nuestras emociones. Estos miedos, vinculados a entornos no favorables a nuestra expresión, nos llevan a ir guardando lo que sentimos hasta el punto de no poder reconocer nuestros sentimientos. Nos encontramos en un vacío, en una tristeza «sin motivo», un «no tener ganas de nada» y solas…

La pérdida de un ser querido, un fracaso, una ruptura familiar o de pareja son también causas de depresión. En estos casos, la soledad, el vacío y la tristeza son sentimientos naturales en respuesta a la pérdida. Tenemos que transitar un duelo que implica sentir dolor. Cuando nos cuesta mucho sostenernos en el dolor, intentamos escapar de él, sin saber que este mecanismo de defensa puede empeorar la situación. En el otro extremo, la creencia de que no podemos seguir viviendo sin esa persona, nos puede desestabilizar completamente, sumiéndonos en una angustia muchas veces insoportable.

En cualquiera de estos casos, el problema está en no saber cómo gestionar el sentimiento de soledad y la tristeza. Es importante ir tomando consciencia de cuáles son las cirscunstancias que hacen sentir sola, expresarse con claridad, soltar las emociones retenidas y hacer los cambios necesarios en nuestra vida para alcanzar el bienestar. Ir poco a poco dejando espacio a que nazcan cosas nuevas…